viernes, 1 de enero de 2016

De nuevo...

Me has pedido que vuelva a escribir en este rincón creado desde el alma... dices que te produce ternura leerme...
Te contaré un secreto, la verdad es que me da reparo abrir mi alma en este espacio público y compartirlo con personas que no conozco... por otro lado, siento un inmenso deseo de compartir cosas bellas con el resto ... hay tanta tanta belleza en el mundo, es tan hermoso este planeta en el que vivimos que me quedo pequeñita ante tal inmensidad. Me gustaría escribir cada día, pero las horas se me van. Hay tantas cosas que hacer cada día, tantas obligaciones que atender, que se me va la vida y yo sin enterarme.

Ha sido un buen año, ¿verdad?... muy tranquilo y sosegado. No ha habido grandes sobresaltos, solo nos hemos ido asentando poquito a poco en nuestra nueva vida, acostumbrándonos a las nuevas paredes de nuestra pequeña casa, adaptándonos a sus reducidas dimensiones donde sí que tiene cabida de sobra todo nuestro amor.

Que curiosa es la vida... la verdad es que tiene personalidad propia. Tú, nosotros, nos rompemos la cabeza haciendo planes, organizando y planificando, buscando siempre la mejor y más efectiva manera de hacer..y luego.. luego llega ella, fresca, desenfadada, llena de ilusión y te lleva, sin preguntarte si estás de acuerdo, por su camino ya trazado. Muchas veces te quedas descolocado... pero con el tiempo...a veces pronto, a veces más tarde, sólo puedes rendirte ante ella, y reconocer que su camino es el mejor que pudiste tomar... yo personalmente sólo aspiro a rendirme a ella.

Este pensamiento me invade una y otra vez... ¡¡ME RINDO VIDA!! quiero rendirme... me cuesta mucho pero cada día lo intento... ¡¡ME RINDO VIDA!!

Feliz año 2016... que se nos llene el alma de más amor si cabe... te amo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario