lunes, 25 de enero de 2016

Solitarias...

¿Por qué somos las personas cómo somos? ¿Qué lleva a unos a querer y necesitar cómo el aire que respiran la soledad y otros sólo salen despavoridos ante tal perspectiva?

Yo simplemente amo la soledad. No concibo mi vida sin ella. ¿Podrías dejar de respirar? Yo no podría dejar de disfrutar de mi inmensidad interior sin desequilibrarme por dentro. Siempre, desde siempre, recuerdo tener esta necesidad. Es cierto que con los años si disfruto más de las personas, pero la soledad...oh... ¡qué bella y llena de vida está!.

Divagando por la red encontré un estudio, llamado "Los solitarios tienen un cerebro especial",  donde se recoge el por qué de las personas solitarias. En resumen, ya que no soy psicóloga y mis conocimientos son limitados, viene a decir que a las personas solitarias no se nos activa una zona del cerebro relacionada con las recompensas. Las personas, al relacionarse, el área relacionada con las recompensas se activa, es decir, que al relacionarse con otro obtiene algo, a los solitarios esto no nos ocurre y al relacionarnos con otras personas no se nos activa esta zona en concreto. Supongo que cuando disfrutamos de nuestra soledad si que se nos deben activar ( ¡y con fuegos artificiales!) esta zona de recompensa.

Me ha resultado muy curioso este estudio, porque ahora entiendo muchas cosas de mi comportamiento. De nunca, he tenido la necesidad de contarle a los demás mis problemas. Cuando era más joven y alguna vez le contaba algo que me preocupaba a alguna amiga o familiar muy pocas veces obtenía una respuesta que a mi me reconfortara realmente. Siempre he preferido buscar mi propio camino porque mejor que yo no me conoce nadie.

Ser así debe ser muy difícil para las personas que me rodean, y supongo repercutirá en aumentar mi soledad... como una rueda que gira y gira...

Muchas veces leo que la soledad no es aconsejable, que las personas que somos solitarias tenemos más riesgos de morir, más posibilidades de sufrir una depresión y otras tantas de calamidades más...
Que debemos esforzarnos en ser quién no somos relacionándonos con los demás y realizando actividades que no nos llenan... y todo sea que no te salgas del camino marcado. Te hacen pensar que algo va mal contigo y yo, sinceramente, cada vez me parecen más absurdas estas presiones sociales.

Debemos  partir de que no todas las soledades son iguales, las hay hermosas y liberadoras, donde tu alma puede florecer hasta el infinito.. y no nos sintamos culpables por disfrutarla... al contrario.. siéntete orgulloso de poder conectar con tanta profundidad con tu alma. A veces me ha comentado, con sentimiento de culpa, personas que disfrutan estando solas,,, como si fuera malo, incorrecto, anormal... para mi lo anormal es no escucharte y no vivirte desde dentro...

¡Siéntete libre y orgullo de quien eres!









No hay comentarios:

Publicar un comentario